Breaking News

El plan de negocios: un requisito para conseguir un crédito y emprender


Para acceder a un crédito bancario e iniciar tu propio proyecto lo primero que te exigen es un plan de negocio. Este es un documento que especifica en detalle en qué consiste y cuál es el objetivo del negocio que se pretende iniciar o que ya se ha iniciado, incluyendo todo el proceso correspondiente para hacer realidad tal objetivo (por ejemplo el estudio comercial, técnico, financiero y de organización, distribución, comercialización, promoción, etc.).



Solicitar ayuda de un experto y/o planificar por cuenta propia

Se recurre entonces a planificadores de negocios como herramienta para crear este documento. Existen en el mercado herramientas descargables para negocios puntuales, con las cuales puedes armar tu propio plan de negocios incorporando los datos necesarios. Por otra parte hay expertos conocedores de la materia que ofrecen sus servicios como planificadores de negocios, y realizan el plan que necesitas de acuerdo a las exigencias del ente financiero al que vas a recurrir. Es un poco más sencilla esta última opción ya que tu plan de negocios estará a cargo de un experto, aunque no debes dejar de estar involucrado en el proceso de creación del plan de negocios.

La otra forma de conseguir un plan de negocio es que lo hagas por tu propia cuenta, es decir, que te conviertas en tu propio planificador. Contar con este tipo de documento es esencial, aún cuando en la actualidad muchos emprendedores inicien sus actividades sin él. Lo importante de la planeación es que te garantiza menos riesgos. Un buen plan de negocios refleja la misión y visión de la empresa, detalla su mercado, su oferta y acciones de mercadotecnia a implementar, entre otros datos de importancia. Pero su valor real reside en la posibilidad que te ofrece de conseguir financiamiento a través de un banco o inversionista.

¿Qué incluye un plan de negocios?

Desarrollar un plan de negocios exige abarcar tres ejes principales como son: el modelo de negocio donde se describe la empresa (qué hace, qué ofrece, qué produce para generar ingresos y con qué frecuencia, sus tiempos de venta y cobranza, clientes ganados o perdidos, etc). Luego hay que definir el mercado objetivo, demostrando que el público objetivo puede ir en aumento, cubriendo necesidades locales, luego regionales, nacionales y hasta internacionales. Por último se incluyen los diferenciadores, donde dices qué te hace diferente de otros negocios y cómo vas a enfrentar a la competencia.


Una vez establecida esta información básica, el resto es mucho más fácil de manejar, y en suma es lo que analizará la entidad bancaria para determinar si mereces o no el crédito o préstamo que tanto necesitas para emprender. 


No hay comentarios